SOLICITAR INFORMACIÓN - LEY DE TRANSPARENCIA TRANSPARENCIA ACTIVA - LEY DE TRANSPARENCIA PROTECCIÓN DATOS PERSONALES - LEY N°19.628 AGENDA E INTERESES - LEY DEL LOBBY 20.730
  • Te encuentras en Inicio
  • Salud
  • Noticias
  • Cerca de 120 personas que han pasado por la sala de rehabilitación Covid-19 ven mejorada su calidad de vida

30

diciembre

SALA COVID
SALA COVID
SALA COVID
SALA COVID

Cerca de 120 personas que han pasado por la sala de rehabilitación Covid-19 ven mejorada su calidad de vida

La estrategia de la Red Comunal de Salud ha permitido enfrentar, de mejor manera, las secuelas que deja en las personas que padecieron de Covid-19 y mejorar su funcionalidad.

Huechuraba cuenta con una sala de rehabilitación post COVID-19 que comenzó a funcionar en el presente año, con el objetivo de cubrir de manera integral la demanda por rehabilitación de aquellos usuarios que quedan con secuelas post COVID 19, tales como problemas respiratorios, disnea al esfuerzo, debilidad muscular, trastornos neuromusculares, trastorno de la deglución leve o moderada, trastorno de la comunicación, entre otras.

La unidad cuenta con un equipo de profesionales compuesto por dos kinesiólogos y una fonoaudióloga para atender a las personas que son derivadas desde los Cesfam. “Los pacientes son derivados desde los Centros de Salud de la comuna mediante interconsulta médica; así ingresan en el programa con un tratamiento inicial de 10 sesiones con terapia de rehabilitación respiratoria, motora o mixta, para mejorar la funcionalidad de los personas”, dijo Ivo Gutiérrez, kinesiólogo de la sala de rehabilitación.

Irma Letelier estuvo hospitalizada durante 6 meses y luego de algunas atenciones recibidas en su domicilio, ya asiste a la terapia de manera presencial, “me he sentido bien, estuve postrada y ahora con la terapia he avanzado bastante. Ya puedo caminar unos pasitos, me puedo parar. Me ha servido mucho hacer los ejercicios”, afirmó.

Para Bernarda Castro el trabajo kinésico en la sala le ha significado un gran cambio en su vida cotidiana, “estuve en la UCI durante quince días y es un proceso que no se lo doy a nadie, uno se muere de a poco. Ahora estoy en el proceso de rehabilitación y he sentido muchos cambios, puedo mover manos y brazos que me costaba mucho. Con las sesiones realizadas siento un cambio en mi vida, estoy muy agradecida de los kinesiólogos”.