SOLICITAR INFORMACIÓN - LEY DE TRANSPARENCIA TRANSPARENCIA ACTIVA - LEY DE TRANSPARENCIA AGENDA E INTERESES - LEY DEL LOBBY 20.730

11

junio

Alexander Aravena
Alexander Aravena
Alexander Aravena
Alexander Aravena
Alexander Aravena

Joven de Huechuraba es promesa del fútbol chileno

Alexander Aravena es uno de los beneficiados con la Beca Deportiva, que entrega la Municipalidad de Huechuraba, para apoyar y fomentar el deporte en los jóvenes de la comuna.

Sueña con jugar en El Barcelona y sus máximos ídolos son los delanteros de ese equipo, Luis Suárez y Lionel Messi y, en Chile, los goles de Esteban Paredes son los que lo hacen alimentar su sueño. Alexander Aravena Guzmán tiene sólo 15 años y ya es toda una promesa del fútbol nacional. Desde los 10 años que ha sido goleador en todas las series, el año pasado fue convocado a la Selección Chilena Sub-15 y este año a la Sub 17. En mayo pasado, Alexander convirtió los dos goles con los que Chile empató, en un amistoso internacional con su símil de Perú, triunfo que al final fue para la Roja por penales.

“Juego en Universidad Católica desde los 9 años y desde chico tuve inquietud por jugar a la pelota, ya que siempre me ha gustado el fútbol. Estudié en la Escuela Carlos Prats y allí hubo un Campeonato para hacer un reclutamiento, donde fueron a ver a jugadores desde Católica. De ahí me sacaron, me fui a probar y quedé. Llevo 6 años en Católica, al principio igual era tímido, porque no conocía a mis compañeros, pero después con los años los vas conociendo y te vas haciendo amigo de ellos, de fútbol o de la vida”, dice Alexander.

Alexander Aravena es uno de los beneficiados con la Beca Deportiva, que entrega la Municipalidad de Huechuraba para apoyar y fomentar el deporte en los jóvenes. Alexander es de la comuna y aunque Universidad Católica ha insistido en llevarlo a vivir a San Carlos de Apoquindo a la Escuela Deportiva, que tienen para los jugadores con proyección, Alexander quiere estar cerca de su familia, porque cree que ellos son su principal apoyo.

“Mi familia siempre ha estado conmigo, apoyándome en los altos y bajos, estoy feliz de tener una familia así. Mi sueño es ser profesional para apoyar a mi familia en todo, quiero llegar a un equipo A y jugar en Europa”, dice Alexander. Su madre, Romina Guzmán, nos cuenta que está “feliz, orgullosa de él, lo apoyamos en un 100% en todo. Cuando tengo un día sábado libre no me quedo a descansar, voy temprano con él a los partidos, a verlo jugar. Estoy guardando las fotos de él de recuerdo. Para mí, mi hijo es todo”.

Pese a su corta edad, Alexander ya tiene estructurada su vida como un deportista profesional. Entrena a diario y hasta recibe apoyo psicológico una vez a la semana con el fin de prepararse para cuando Universidad Católica lo suba al primer equipo. Según sus cercanos, la UC proyecta que Alexander debute en el Plantel de Honor el 2019, antes de que cumpla los 18 años. Por ahora, Alexander aceptó continuar sus estudios en la Escuela Deportiva de Universidad Católica en San Carlos de Apoquindo para compatibilizarlos con su carrera deportiva.

El padre de Alexander, Ernesto Aravena, agrega que “todo lo que está viviendo Alexander es muy bonito, porque él es muy sacrificado. Sale a las 6 y tanto de la mañana, llega a las 9 de la noche de lunes a viernes, los sábados tiene partido. Él tiene un sueño y yo creo que lo va a conseguir. Le digo siempre que vaya paso a paso, calmadito no más, que no corra más de lo que puede correr. Es el chiche de la casa, de los tíos, de todos. Ahora está en la Selección y de la banca saltó a titular, es un orgullo para nosotros”.

Y Alexander ha sabido seguir los consejos de su padre, está trabajando con fuerza para hacer realidad su sueño y el de su familia. “Mi proyección en Católica es clasificar a los Play Off y salir campeones y por la Selección chilena, es estar en el Sudamericano, esforzarme para estar ahí. Me falta aún mucho camino y seguir creciendo en esto que es el fútbol. A seguir no más y ojalá cumplir mi meta, que es llegar a Europa. Tengo que seguir haciendo las cosas bien y no bajar los brazos, con la misma humildad y perseverancia para lograr jugar en el Barcelona”, sentencia.